lunes, 31 de mayo de 2010

Viaje a Budapest (III): Városliget

Hola a todos

El segundo día comenzó con una gran visita por toda la ciudad. A primera hora de la mañana nos dirigimos a Városliget ("Parque de la Ciudad") y que ejerce de tal desde finales del S. XIX. Fue diseñado para conmemorar la llegada de las tribus magiares. La zona incluye el Castillo de Vajdahunyad, el Museo de Bellas Artes, la Plaza de los Héroes y los Baños Széchenyi entre otros.



El primer sitio que visitamos en la zona fue el Castillo de Vajdahunyad (Vajdahunyad Vára), el cual no es en verdad un castillo, sino un conjunto de edificios de diferentes estilos construidos para las celebraciones del Milenario de 1.896.

Aunque inicialmente fue diseñado como un pabellón temporal, la zona cobró tal popularidad que se acabó por construir con ladrillo para su uso permanente y tratando de recrear la evolución de la arquitectura húngara.







El conjunto está compuesto por un total de 20 edificios emblemáticos de la arquitectura húngara, en los cuales se reflejan los estilos románico, gótico, renacentista y barroco, estilos que además a veces se unen todos en un solo edificio, creando un gran contraste.

Es aquí la principal característica: o se copia el edificio, o se crea uno nuevo con una libre interpretación de estilos.

Aquí vemos el edificio románico, el cual reproduce fielmente la Capilla de Ják, una capilla benedictina ubicada cerca de la frontera con Austria.










En estas dos imágenes, la de la izquierda y la inferior, podemos apreciar los detalles del edificio gótico, procedentes de copias de los Castillos de Vajdahunyad y Segesvár, ubicados en la región de Transilvania (la tierra de Drácula) y que dejaron de pertenecer a Hungría tras el fin de la Primera Guerra Mundial.














En la foto inferior podemos apreciar el conjunto renacentista y barroco, siendo ésta la primera imagen que se ve desde la entrada al conjunto.

Este edificio copia parte de la capilla de Bakócz, de la catedral de Esztergom, y en su interior se ubica el Museo de Agricultura (Mezogazdasági Múzeum), en el que recoge toda la evolución del sector primario húngaro.









De todo ello señalaría algo que llama la atención: los edificios mejor conseguidos son los que reflejan la época medieval y barroca mientras que hay que hacer referencia a la casi total falta de edificaciones de la época de los Habsburgo, bajo la cual los húngaros fueron sometidos por la dinastía austríaca.






Una vez que sales del conjunto, justo en el lado izquierdo, se distingue un majestuoso edificio de estilo neobarroco y que posee una enorme y bellísima torre. Se trata de los baños Széchenyi (Széchenyi Fürdó) y es el complejo termal más grande y completo de Europa.


Deben su nombre al arquitecto que descubrió casualmente las fuentes termales mientras perforaba un pozo.

El agua sale a temperaturas que rondan los 75ºC, luego debe mezclarse con agua fría para poder ser usada. Tiene propiedades curativas y es muy recomendable para enfermedades relacionadas con el reumatismo, el sistema nervioso, circulatorio o los músculos.

No son gratuitos, pero la picaresca de los ciudadanos de Budapest les lleva a pagar una pequeña cantidad de dinero a su médico de cabecera para que le recete 10 sesiones gratuitas con fines medicinales.






Junto a los baños se encuentra el zoológico (Fövárosi Növénykert), una de las prinipales atracciones de la ciudad y que, aunque algo obsoleto, trata de reproducir de la manera más fidedigna, y lo consigue, el hábitat de los distintos animales que allí se encuentran.

Hay que destacar la casa de los elefantes. Es la principal atracción del zoo, como así se deja entrever en las estatuas de la entrada.













Dentro de todo el complejo, se ubica el restaurante más famoso de Hungría, el Gundel Étterem, toda una auténtica institución y uno de los restaurantes con más renombre de Europa. Todos los grandes de este mundo se han sentado alguna vez en alguna de sus mesas.

Sólo ver los materiales con los que está decorado causa cierto asombro. Se apercian gran cantidad de estuco, cobre, madera refinada, materiales nobles que convierten al lugar en todo un modelo de elegancia.


Todo un lujo.








Aunque no almorzamos allí, se trata de uno de esos lugares en que bien merece la pena pagar por disfrutarlo.

Aquí me veis junto a la imagen del fundador, Károly Gundel, quien a principios del S.XX hizo de éste lugar un punto de encuentro obligado para la alta sociedad europea.







Para terminar la visita, paso obligado y eje central de toda la zona, es la Plaza de los Héroes (Hósok tére), la plaza más grande e imponente de la capital húngara y el lugar más simbólico de la ciudad.



La plaza alberga un monumento dividido en dos con forma de semicírculo y en cuyo centro se eleva un pilar con la estatua de San Gabriel en lo alto. Cada uno de los semicírculos albergan siete estatuas, levantadas en honor a distintos personajes representativos de la historia húngara, desde San Esteban a Lajos Kossuth, ferviente nacionalista y defensor de la independencia del país frente a Austria. Justo delante de ellos, se erige el monumento al Milenio, que simboliza el nacimiento de la nación húngara. En él se representa la llegada de los jefes de las 7 tribus magiares, con Árpád a la cabeza, provenientes de los urales, tribus que al asentarse constituyeron las bases del actual Estado húngaro. Y al frente de la efigie se añadió con posterioridad el monumento al soldado desconocido, lugar por el que pasan todos los jefes de Estado y de Gobierno cuando visitan Hungría.







La plaza es de gran belleza arquitectónica y debes de estar atento a todos y cada uno de los detalles que se muestran en ella, por la gran cantidad de referencias y alegorías recogidas en las estatuas.


El lugar es además centro de congregación de las grandes manifestaciones de la ciudad, como pudo ser la visita de Juan Pablo II en 1.991 que conllevó la mayor congregación de personas en la historia de este país.



A ambos lados de la Plaza Central, y jalonándola, se encuentran ubicados 2 museos: el de Bellas Artes y el Palacio del Arte Mucsarnok.


El primero de ellos regresamos a verlo al día siguiente, debido a la gran riqueza de obras de arte que en él se ubican. Ya os contaré algo más en un nuevo post.


Del segundo, del cual podéis apreciar una imagen de su fachada, es el que llaman el mayor espacio de exposiciones de Hungría, ya que en él se recogen de forma temporal gran cantidad de muestras del arte contemporáneo.


Y hasta aquí la visita a Városliget. Desde allí nos dirigimos hacia el otro lado de la ciudad. Hacia el otro lado del Danubio, aunque de ello ya os hablaré en otro post.

Un saludo a todos.

9 comentarios:

MAYTE dijo...

Estupendo relato, te has superado a ti mismo...he vivido cada paso como si hubiera estado allí, las fotos son magnificas, un lugar encantador.
Hacen muy bien en disfrutar de las aguas termales aunque sea con engaño.

Besos.

D dijo...

Hola Andrés...

Y se puede saber cuando trabajas..?..jajaja no te creas, es que me da envidia de la buena, porque tu tienes oportunidad de viajar con frecuencia y conocer lugares tan bellos que a mi se me antojan muy lejanos.

Cuando me vaya de Luna de Miel, te voy a presumir fotos de mi querido México.

Besos y apapachos

Pescadora de Perlas dijo...

Que hermosos lugares, que sitios tan elegantes y señoriales conocés Andrés.

Las fotos son preciosas y tu forma de contar las vivencias transportan.

Te dejo un beso grande.;-)

Blulattuga dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lola dijo...

Hola último samurai, me he dado un paseo rápido por tu blog y hay que ver la de mundo que llevas visto, debes de tener recuerdos, conocimientos, experiencias, amigos....para escribir este y unos cuantos blog más. Qué suerte tienes.....o qué buenos ingresos bancarios, jejeje.
Lo que no entiendo muy bien es porqué samurái, que según dice el diccionario es, en el antiguo sistema feudal japonés, el individuo perteneciente a una clase inferior de la nobleza, constituida por los militares que estaban al servicio de los daimios (esto ya no busco qué es) pero como que no te veo yo al servicio de nadie. No me hagas caso, es simplemente una reflexión (parida) hecha en "voz" alta.
Saludos.

Sacha Grant dijo...

http://www.floresdecemento.blogspot.com/

Mariano dijo...

Que bueno.. la verdad amo viajar y mas a estos lugares con una historia tan rica... No tengo el gusto de conocerlo, pero un amigo estuvo hace poco y me trasmitio muy bien su cultura.

Gracias por compartirlo, a ver cuadno subis mas fotos!

Saludos!

angeles dijo...

Que buenos tus relatos!!, me encanta viajar y conocer otras culturas, empaparme del entorno y captar los detalles.
Es la primera vez que logro hacerlo sin salir de casa, gracias por el viaje!!!

kratosellas dijo...

http://img253.imageshack.us/img253/2083/isos.png http://kratosellas.blogspot.com